El mago

El mago

La carta de El mago representa la posibilidad, la potencia. Toda esa capacidad creadora que tenemos los seres humanos para crear nuestra realidad, para crear mundos posibles.

El mago posee diversas herramientas para poder ejercer su arte que pueden verse en la mesa de operaciones que tiene enfrente (¿monedas, granos, vainas, cuchillos, vasos?). Este personaje posee una conexión divina simbólicamente representada por la posición de sus brazos (un guiño a la letra alef del alfabeto judío): con su mano izquierda recibiendo los mensajes o la gracia divina y con la derecha ejerciendo las operaciones.

Los elementos que El mago tiene en la mesa servirán para aterrizar los mensajes del cielo. ¿La planta que emerge de entre sus piernas será el producto de esto?. Y ¿qué hay de la mesa que sólo muestra tres patas? ¿Cuál es la cuarta que la sostiene? ¿La cuarta pata es la pierna del mago?

Sea como sea, la magia no funciona sin la intervención del mago capaz de manipular la realidad. ¿Es un mero truco de ilusión? Quizá sí, si pensamos en que todo es mental podemos tomarlo de esa manera, pero no como el acto de un ilusionista que vemos en televisión sino como el acto de crear nuestros propios mundos, nuestros propios cielos e infiernos. Todo esto dentro del contexto de los principios básicos que vimos en la parte inicial.

En un sentido negativo, ese ilusionismo sí se refiere a la ilusión de un mago mediático que aparece conejos de su sombrero, parte gente a la mitad o desaparecer monumentos; un farsante, un estafador.

Volvamos a su acepción positiva: La carta de El mago representa la posibilidad que está ante nuestros ojos, de la cual somos responsables; no somos una hoja al viento, sino una potencia creadora de realidades.

Significado en una lectura

Positivo: Potencia. Posibilidad. Capacidad creadora. Inicio prometedor con énfasis en la responsabilidad del consultante. Iniciación.

Negativo: Ilusión. Farsa. Engaño. Un estafador.

El mago.